viernes, 26 de diciembre de 2008

Frío

.
Frío, inamovible.

Se sintió como una estatua, indiferente a todo lo que sucedía a su alrededor. Como un pilar de piedra, soportando el azote del viento.

Se sintió separado de su cuerpo, separado, por primera vez, de sus sentimientos.

Se sintió vacío, como si fuera un caparazón. Estaba tan conciente del abismo en su interior como de su propia piel.

Frío, inamovible.

Pensó en reaccionar, en sentir.

Pensó en actuar.

Pensó en hablar.

Frío, inamovible.

Many years have passed since those summer days
When we walked in the fields of gold

.

lunes, 15 de diciembre de 2008

Obituario al jefe

.
P: Creo que lo último que me dijo fue: “Cerrá con traba la puerta de la cocina que ayer quedó abierta”.

J: Si, es jodido como la vida te puede tirar esas sorpresas así, de la nada

P: …encima fue el boludo de Santiago que dejó abierta la puerta.

J: Un día está todo bien y de repente todo puede cambiar así (chasquido de dedos), en un segundo.

P: Apagar las luces, acomodar la sillas, cerrar con traba la puerta de la cocina; siempre lo hice todo bien y lo último que me dice el muy forro es que la dejé abierta.

J: El tema es que a veces uno da todo por sentado ¿Viste? Pensás que las cosas siempre van a seguir igual y de repente “ZAS” Te mueven el piso mal.

P: Pero que bronca boludo, y ni hablar de todas las horas extra que le hice al tipo, nunca un gracias, nunca un “Buen laburo, man”. No, ni loco, lo único que hacía era romperme las bolas por algún que otro vaso que se me caía y encima esto de la puerta de la cocina que me esta volviendo loco.

J: Quizás lo que uno tiene que hacer es apreciar más las cosas, pensar que todo pasa rápido y que hay que estar agradecido por lo que uno tiene.

P: Y me debía como medio sueldo del mes pasado el muy rata…guita perdida. Decíme, ¿A quién carajo le reclamo esa plata?

J: Es una cuestión de “vivir en el ahora” ¿Me entendés? No estar preocupándose tanto por lo que está por venir.

P: Me trata para el culo, me debe plata, lo pisa un auto antes de que me pague y encima me dice que dejo la puerta de la cocina abierta…increíble este tipo. Te digo que esto me va a volver loco.

J: La verdad que yo tendría que aprovechar más la vida, hacer algo más productivo con mi tiempo… Me parece que voy a llamarla a Flor, ver si quiere salir a tomar algo.

P: Te juro que me contrataría a un vidente y me haría una sesión de espiritismo para dejarle bien en claro todo el asunto de la puerta de la cocina a este pelotudo.

J: Ah, no, trabaja hasta tarde hoy Florencia…¿Se habrá llevado el celular?

P: Acomodé las sillas, me fijé que no hubiera quedado nada en el piso, guardé los trapos y lo único que le pedí a Santiago fue que trabara la puta puerta de la cocina…que idiota.

J: Mmm, no se si le quedaba batería…

P: “¿Trabás la puerta de la cocina cuando salís?” “Si, si, no te hagas drama” No te hagas drama…Tarado mental, eso es lo que es.

J: Bueno, de última me la juego y la paso a buscar a la salida.

P: Y ahora el Gordo se muere y seguro lo primero que le dice a San Pedro cuando llega al cielo es: “Fijáte que Echeverría no cerró la puerta de la cocina el martes”. Lo único que me falta, una cosa más que agregarle a la lista a San Pedro.

J: La dirección la tengo en casa, ¿No me acompañas a buscar la libreta?

P: ¿Qué?

J: Si me acompañás a buscar la libreta de direcciones a casa.

P: Ah, dale, igual ya esta vacío, bancame que apago la luz y salimos.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -

J: Acá está, Burreti al 3400, salgo ahora, de última si llego temprano me puedo quedar en la cocina del local.

P: LA PUTA QUE ME PARIÓ

J: ¿Qué?

P: Me olvidé de trabar la puerta de la cocina.
.