sábado, 22 de mayo de 2010

De las radicales acciones del Señor Nicasio Gomez



VI

No quería dejar nada al azar, la soga podría no terminar el trabajo y lo que menos quería era demorar el acto. Ese acto con el que había soñado por tanto tiempo, ese acto que sabía inevitable.
No quería dejar nada al azar, tendría el cuchillo preparado en caso de que su uso fuera necesario. Un golpe directo al corazón y todo habría terminado.
No quería dejar nada al azar, primero atar los pies con la cinta, después colocar el lazo, el cuchillo en la funda que colgaba de su cinturón.
No quería dejar nada al azar, al fin estaba preparado para hacer algo que Ella no podría ignorar.


VII. El hombre la había llevado a una oficina vacía...

No hay comentarios.: